• 24/marzo/2013 •

Los Mudos

Andrés Rojo Torrealba

Andrés Rojo Torrealba
Periodista titulado de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es sesor parlamentario por cerca de quince años, en el Senado y la Cámara de Diputados. Colabora con medios nacionales y regionales, además de virtuales; realiza asesorías para diversas embajadas: y presta funciones como escritor fantasma. Conduce un taller de cuentos y escribe cuentos, novelas y aforismos.
--
Pagina Web

Andrés Rojo Torrealba
Periodista titulado de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es sesor parlamentario por cerca de quince años, en el Senado y la Cámara de Diputados. Colabora con medios nacionales y regionales, además de virtuales; realiza asesorías para diversas embajadas: y presta funciones como escritor fantasma. Conduce un taller de cuentos y escribe cuentos, novelas y aforismos.

¿Sirve o no sirve tener opinión?   El ex-ministro Enrique Correa ha afirmado que los movimientos sociales no fueron capaces de imponer su agenda a los partidos políticos y que, al final, estos siguen haciendo lo que consideran necesario. De hecho, se congratula de ello diciendo que ha prevalecido la “institucionalidad”.

¿Sirve o no sirve emprender actividades económicas y suponer que, si la democracia política es imperfecta, al menos nos queda la democracia económica que promete el mercado?   Tampoco.   Al menos esa es la conclusión que se extrae del intento del Ejecutivo de acortar los plazos para que el retail pague a sus proveedores, de manera que las pymes tengan la liquidez necesaria para hacerse cargo de sus propios pagos.  Bastó que un empresario dijera que no se puede, así sin mayores razones, para que todo el mundo pusiera el grito en el cielo, pero sin que se lograra cambiar las condiciones en el plazo de los pagos.

No es lo mismo que las pymes no tengan voz a que los ciudadanos no la tengan. En el primer caso no hay alternativas para presionar por un cambio en las reglas del juego, pero en el caso de la política sí hay herramientas, ya que siempre se cuenta con el voto y con el impacto que las movilizaciones sociales tienen en la opinión pública, que es la que al final determina las decisiones electorales del conjunto de la sociedad.

Incluso si se aceptara que la agenda de los partidos políticos ha prevalecido sobre la de los movimientos sociales, aceptando de paso que el diálogo entre estos dos grupos de actores ha terminado, es cosa de ver el grado de apoyo de la opinión pública a las causas promovidos por los movilizados y el porcentaje de adhesión a los partidos políticos.  1 + 1 = 2, y la afirmación de Enrique Correa pierde todo sustento.

En cuanto a la economía, no se puede desmentir que los consumidores sí tienen capacidad de presión para obtener cambios, cuando se organizan por un objetivo común, lo cual es de difícil ocurrencia, pero las pymes carecen como tales de los instrumentos para obtener un mejor trato, lo cual resulta curioso porque las pymes son, al mismo tiempo, consumidores y ciudadanos.   Es decir que cuando las personas que impulsan las pymes actúan de acuerdo a otro rol, consiguen más resultados.

Se trata entonces, simplemente, que encuentren la forma de superar su mudez, actuando por medio de sus otros roles.   ¿Pueden boicotear a las empresas del retail que los asfixian?  Claro que sí, es un riesgo, pero la imaginación sirve para superar los obstáculos.  Si las puertas están cerradas, se puede entrar por la ventana.

Relacionados: