• 06/enero/2013 •

Los que faltan

Andrés Rojo Torrealba

Andrés Rojo Torrealba
Periodista titulado de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es sesor parlamentario por cerca de quince años, en el Senado y la Cámara de Diputados. Colabora con medios nacionales y regionales, además de virtuales; realiza asesorías para diversas embajadas: y presta funciones como escritor fantasma. Conduce un taller de cuentos y escribe cuentos, novelas y aforismos.
--
Pagina Web

Andrés Rojo Torrealba
Periodista titulado de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es sesor parlamentario por cerca de quince años, en el Senado y la Cámara de Diputados. Colabora con medios nacionales y regionales, además de virtuales; realiza asesorías para diversas embajadas: y presta funciones como escritor fantasma. Conduce un taller de cuentos y escribe cuentos, novelas y aforismos.

¿Puede hacerse una boda sin la novia?   ¿Puede tomarse un acuerdo sin una de las partes?   La lógica dice que no, pero sin embargo eso es lo que está pasando en dos situaciones específicas y que deberían importar a la mayoría de los chilenos.

Por un lado, en la Araucanía, en donde hay una innegable situación de conflicto, no está presente la mayoría de mapuches que quieren paz, aunque tampoco hay claridad sobre el diagnóstico de lo que ocurre ni hay acuerdo sobre la manera de resolver la crisis.   No sirve que alguien diga que el problema sólo es generado por un grupo pequeño de indígenas incentivados por supuestos motivos políticos, locales o internacionales; como tampoco basta que se diga que todo se resuelve devolviendo las tierras usurpadas durante el período de la conquista.

Falta saber qué dicen, qué opinan y proponen los que están callados o que intentan hablar pero no son considerados por una prensa que parece estar satisfecha con el carácter sensacionalista que se le ha dado al conflicto.

Otros que faltan son las fuerzas de Centro en la próxima disputa presidencial.   Por primera vez en más de medio siglo, los candidatos de la Democracia Cristiana no figuran dentro de los que tienen alguna posibilidad de competir por llegar a La Moneda.

No es que la DC sea un partido sin peso político ni que sus dos representantes –Ximena Rincón y Claudio Orrego- sean malos exponentes.   No es nada de eso, es simplemente que no parece haber espacio para la DC como tampoco lo hay para el otro postulante que podría considerarse más cercano al Centro, como lo es José Antonio Gómez, lo que significaría que uno de los tradicionales tercios de la política nacional quedaría fuera de juego.

Nuevamente en este caso, el asunto parece encaminado a debatirse con la total ausencia de uno de los actores principales y no es sólo que a nadie parezca importarle nada sino que todo indica que no hay nada que hacer.

Entonces, ¿se pueden tomar decisiones para resolver los problemas o dar pasos adelante sin la participación de una de las partes, ya sean las etnias que no quieren usar la violencia o las fuerzas políticas que no responden al esquema Izquierda-Derecha?

Es difícil decirlo, aparte de apuntar que existe la posibilidad de que cualquier acuerdo sin una parte de quienes pueden intervenir pierde cierta legitimidad, pero es prematuro decir que ello sea realmente relevante.

Relacionados: