• 19/noviembre/2020 •

Morosidad en gastos comunes y el compromiso de las administraciones

<b>Nicolás Moreno Dupuy</b><br>Ing Civil Industrial MBA UCGerente General Hapital

Nicolás Moreno Dupuy
Ing Civil Industrial MBA UCGerente General Hapital

Las consecuencias de la pandemia en el país han afectado considerablemente la economía de muchas personas, independiente del nivel socioeconómico o lugar de residencia. Según las últimas cifras del INE del trimestre junio-agosto, la tasa de desocupación fue de 12,9%. Un 65,4% de las personas que dejaron de trabajar en este período lo hicieron por razones asociadas al COVID-19, lo que ha incrementado las cifras generales de morosidad.

Este fenómeno se viene arrastrando desde el estallido social y tomó mayor fuerza ahora con la pandemia, donde vemos a muchas personas desempleadas, con sus trabajos congelados y sin poder recibir ingresos para pagar no sólo los gatos comunes, sino que también las cuentas básicas como luz, agua, entre otros.

Diversas iniciativas se han comenzado a instalar entre los residentes de los edificios como una manera de contribuir a generar ingresos, que finalmente eviten el aumento de intereses en el pago de las mensualidades y así evitar un mayor endeudamiento.

Sin embargo, el rol de las administraciones es fundamental y no solo culmina en la emisión de un gasto común y en la gestión de mantenciones de un condominio, sino que debe ir de la mano de una firme convicción relacionada a la empatía, transparencia y el desarrollo disruptivo de estrategias sustentables, que permitan a las comunidades sobrellevar las adversidades que se puedan presentar, ya que esto permitirá generar la tranquilidad y confianza de los residentes.

Ha sido un año de transformación, donde las administraciones y los edificios no han estado exentos de ello. La cohesión grupal entres sus habitantes, el comité, los trabajadores y la administración, deben ser un factor imperante para juntos lograr superar todos estos grandes obstáculos financieros. Un cambio de visión es determinante para lograr establecer todas las variables y herramientas que permitan una continuidad operativa, que no afecte al edificio y a sus residentes.

La administración del futuro dejo de serlo para convertirse en la administración de ahora. Es por ello que se hace necesario el desarrollo de estrategias que beneficien a todos los actores de una comunidad, que vayan de la mano la atención al residente, las negociaciones con los proveedores, la disminución de las morosidades, la supervisión, control y ejecución de mantenciones, la supervisión del personal, entre otros elementos que logren alcanzar el éxito comunitario que tanto se busca.

Nicolás Moreno
Ingeniero Civil Industrial y Gerente de Hapital

Relacionados: