• 11/mayo/2020 •

No puede ser un año perdido

<b>Francisco Ortuzar</b><br>Socio Orca Business Consulting

Francisco Ortuzar
Socio Orca Business Consulting

Hace unos días Diego Hernández, presidente de SONAMI, señaló que éste iba a ser un año perdido. Advirtió que sólo se podía aspirar a ganar tiempo para que las empresas estuvieran preparadas para el aumento de la demanda y del precio. Sus declaraciones no pasaron desapercibidas, y más bien, generaron extrañeza.

Tanto fue así que al día siguiente declaró que la minería había logrado sortear de momento la crisis por el virus. Incluso –destacó- que en el primer trimestre ésta fue el principal motor de la economía. 

Y es que el año 2020 no puede ser considerado un año perdido, a pesar de la dificultad e incertidumbre que para muchas industrias introdujo esta pandemia. Porque en rigor, puede serlo para la aviación, para los hoteles, para el turismo, pero no para la minería que sigue operando. Es un año difícil, pero no perdido. Vemos que también hay sectores con productividad ascendente, y es deber de las empresas situarse a un nivel superior, que finalmente beneficie a los trabajadores, accionistas y a la industria minera nacional. 

Más bien el mérito de este año es revisar los procesos. Quizás va a ser difícil vender más, pero mejorar los procesos para capturar la productividad -que se ha visto forzada por las condiciones- es una responsabilidad industrial.

Lo dijo el ministro Baldo Prokurika: Chile sería probablemente uno de los países mineros con menor impacto productivo debido al covid-19. Y vemos buenas perspectivas, sobre todo si consideramos que la producción de cobre a nivel nacional en el primer trimestre llegó a 1,4 millones de toneladas, cifra que es un 4,3% superior al mismo período 2019, según el último informe de Cochilco. Además el cobre registra su tercera alza consecutiva en la Bolsa de Metales de Londres, aun cuando en Chile los envíos del metal rojo caen al nivel más bajo desde 2017, de acuerdo a los registros del Banco Central.

Entonces en lo que sí coincidimos con el presidente de SONAMI, una de las entidades más robustas del sector, es en que las autoridades han permitido seguir trabajando en el rubro, y que éste, responsablemente por la salud de los trabajadores y la salud del trabajo ha tomado los resguardos sanitarios en forma eficiente, logrando bajos contagios en las faenas. 

Todo ello cuadra con que sí es un momento para revisar cómo están operando los procesos de negocios, cuidando la salud de las personas, la continuidad operacional y la cadena de pago. Lo importante ahora es cómo logramos en la industria que este 2020 deje de ser un año perdido y por el contrario nos lleve a fortalecer aún más la industria minera chilena. 

Francisco Ortúzar
Socio Orca Business Consulting

Relacionados: