• 16/agosto/2011 •

Opción de franqueza

<b>Loreto Ibañez Fontan</b><br>Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Magíster en Persuasión, Propaganda y Manipulación de Masas. Ha trabajado en varios medios de prensa, principalmente en Televisión. Como discípula de importantes escritores de la talla de Pía Barros, Pablo Simonetti y Andrés Rojo, ha ganado varios concursos Literarios, en un género que ella misma define como "realista y pornosoft... la realidad oculta que cada uno de nosotros lleva dentro".

Loreto Ibañez Fontan
Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Magíster en Persuasión, Propaganda y Manipulación de Masas. Ha trabajado en varios medios de prensa, principalmente en Televisión. Como discípula de importantes escritores de la talla de Pía Barros, Pablo Simonetti y Andrés Rojo, ha ganado varios concursos Literarios, en un género que ella misma define como "realista y pornosoft... la realidad oculta que cada uno de nosotros lleva dentro".

Para ser franca, mi estado actual es muy similar al de una «olla a presión»: y si tuviera que graficarlo, sería de este modo:

Sucede que en mi vida laboral, soy periodista de X municipio, más bien cargado a la derecha, pero como ser humano de bien que me creo y que soy, declaro públicamente que, más allá de las ofertas en dinero, trabajo sólo para quienes me convenzan en cuanto a la siguiente frase «Obras son Amores, no colores políticos ni religiones»… sin embargo, dadas las circunstancias de mi Patria, también declaro y en base a mi infortmal modo, que ¡estoy chata!.

No logro entender cómo es posible que, chilenos todos, no logremos «remar hacia el mismo lado». He pasado horas y horas intentando seudoexplicarme por qué la política actual (y de acuerdo a la también Constitución Política del Estado de Chile), insisnte en aquella añeja frase de no recuerdo quín (y por suerte aquí mi amnsesia): DIVIDIR PARA GOBERNAR, cuando lo ciero, al menos en mi caso, de básica y brutal ingenuidad política, lo correcto sería decir: LA UNION HACE LA FUERZA.

Para ser absolutamente franca, mi trabajo «a sueldo», lo realizo en un Municipio de la Región metropolitana de Chile, pero debo aclarar que, si bien el sueldo no es de los mejores, yo, que no me «caso» ni con izquierdas ni derechas, sino con aquellas personas en las que creo, tengo la buena fortuna de trabajar para quienes creo.

En fin, no quiero «jardinear» en la materia, como se diría en la jerga periodística, sin embargo, lo que sí quiero aclarar es que ESTOY HARTA.

Y ESTOY HARTA, porque a diario, cuando a eso de las seis de la mañana, me dirijo a trabajar, enfrento muestras de apoyo y de insultos, por el simple hecho de usar mi «parka institucional» (eso sí, confieso que son más las muestras de apoyo, lo que me provoca una inmensa satisfacción personal).

De todos modos, no está de más que confiese que, bastante a mal traer me tiene toda la efervescencia social que hoy se vive en mi país. Por una parte estudiantes descontentos, cuya manifestación apoyo,pero sin duda, traspasa todos lo ámbitos de la contingencia; y por otro, toda la irresponsabilidad de personas y partidos políticos opositores, cuyo único afán es volver a aparece en las encuestas.

Y al respecto, no puedo hablar de vergüenza ajena, sino propia. Pues he escuchado y leído declaraciones de tal irresponsabilidad, que no puedo más que guardar silencio al respecto: un ex presidente de la República de Chile, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, fue capaz de decir a medios de prensa argentinos que «Chile está al borde de la ingobernabilidad». Pero, pero probablemente tal ex gobernante, que al menos yo espero no haga tal de volver a postular, se olvida que sin ningún fenómeno natural por medio («marepoto» o como quieran llamarlo), fue precisamente él, quién obtuvo una desaprobación histórica… lo que, de ser un real caballero, no le daría pie para criticar a nuestro actual gobernante Sebastián Piñera. De todos modos, no descarto que Frei y Piñera tengan amistad y alianzas incluidas, pero para chilenas y chilenos como yo, más allá de toda estrategia ajena a la ciudadanía, la palabra que definiría tal alianza sería, por lo poco VERGÜENZA.

Así como vergüenza es lo que me han provocado los «twitts» de algunos parlamentarios refiriéndose a la Crisis en Londres, cuando lo lógico, de acuerdo a mi (des)criterio, o como quieran ustedes llamarlo, es ver primero, la situación que nos atañe a los chilenos.

En fin… mi único afán y lejos de toda politización en miras a las próximas elecciones (pues mi única posible candidatura, es la de postularme a diario a ser una mejor persona) es un mínimo (pero inmenso) llamado a actuar con responsabilidad.

Es por eso que, llena de pasión, lo que no es poco, en una de mis últimas incursiones en twitter, dije:

«El brindis del año»:

-Camila Vallejos y Sebastián Piñera

con «ARMONYL on The Rocks»

-Hinzpeter y el general Gordon (actual director de Carabineros de Chile):

con «Lacrimogens on the Rocks» (con agua de guanaco).

Y todos aquellos «encapuchados», ya sean parte del lumpen o infiltrados de la policía: PARA SU CASA… miren que la efervescencia social va mucho más allá de cualquier vandalismo: es Historia Universal que se curte en Chile

Por eso he querido recordar algunas frases célebres, de también célebres autores que, de algún u otro modo, hoy, en 2011, parecen haber escrito obras completas en pro de nuestra realidad actual, y las diré de acuerdo al orden en lo que, a modo personal, me parecen pertinentes:

1.-«Yo no hablo del principio y del fin. Jamás hubo otro principio que el del ahora, ni más juventud o vejez que las de ahora, y nunca habrá otra perfección que la de ahora, ni más cielo o infierno que los de ahora» (Walt Whitman).

2.- «Todas las guerras son guerras entre ladrones demasidado cobardes para luchar, que inducen a los jóvenes del mundo a hacer la guerra por ellos» (Emma Goldman)

3.- «Primero te ignoran, luego se ríen de tí, y cuando finalmente te atacan… entonces ganas» (Gandhi)

4.- y esta célebre frase la cito de mi amiga y colega Carolina Wemyss Cumsille, dice: «y los pobres jóvenes matan y se hacen matar, para que sólo ganen los que nunca tendrán el valor de luchar».

Para finalizar, y otra vez a modo personal, sólo me resta decir que un movimiento social, no puede esperar resultados en el corto plazo, en tanto la única concluisón y esperanza en el corto plazo, es que, en definitiva, chilenos y chilenas todos, debemos entender que la idea fuerza es REMAR TODOS PARA EL MISMO LADO.

Así a muchos les cueste entender tan fácil premisa por asuntos de «política y deseos de brillo personal»

Con criterio o descriterio, pero con responsabilidad, saluda atentamente a ustedes,

Loreto Ibáñez Fontan.

Publicado: 16/08/2011

Relacionados: