• 14/marzo/2018 •

Optimismo y pensiones.

<b>Álvaro Cámbara</b><br>Gerente general de Caja 18

Álvaro Cámbara
Gerente general de Caja 18

Hay un optimismo general en el mercado y pensando en nuestra industria, si las expectativas se convierten en mayores proyectos de inversión a ejecutar, conllevando más empleo formal, claramente veremos un aumento en las planillas de personal de empresas afiliadas.

Asimismo, dicho optimismo está directamente relacionado con el nuevo mandato presidencial, el que ha planteado la idea de que las cajas de compensación podamos ser un actor en el sistema de pensiones. Cuando el Presidente sostiene que ampliemos las AFP a más competidores es positivo en dos sentidos; el primero, porque abre la competencia y, el segundo, porque que entrega una oportunidad para crecer en nuestro rol social, a empresas sin fines de lucro.

Indiscutiblemente, hay un rol social en el tema de las pensiones y convocar a las cajas de compensación implica que podemos ser un actor relevante en esta materia; no por nada las cajas tenemos al 50% de los jubilados como afiliados y a cinco millones de trabajadores que están hoy juntando recursos en sus cuentas individuales para su futura pensión. Como las cajas de compensación somos empresas sin fines de lucro, esto se traduce en una positiva percepción de cara a algunos cuestionamientos que ha habido últimamente.

Y en ese sentido, el posibilitar que las cajas entremos a ese sector, posibilita también el que podamos captar dinero directamente del público, cosa que hoy solo nosotros no tenemos, y da la opción de poder implementar la Hipoteca Revertida, que sería un salto gigante para que las pensiones mejoraran drásticamente; pensemos en el hecho de que el gran porcentaje de los pensionados hoy tienen casa propia, casas que podrían usar libremente hasta su fallecimiento y además, recibiendo ingresos por ella.

 

Álvaro Cámbara
gerente general de Caja 18.

Relacionados: