• 27/abril/2020 •

Oxígeno, insumo crítico.

<b>Marcelo Torres</b><br>Gerente general de INDURA.

Marcelo Torres
Gerente general de INDURA.

El avance del coronavirus en Chile obliga a que la red hospitalaria del país esté sumando camas y equipamiento crítico para atender a los casos más complejos que requerirán oxígeno y, en etapas más difíciles, ventiladores mecánicos. Así, es primordial contar con el suministro de este gas medicinal que por estos días se ha vuelto crítico y de primera necesidad, dados los tratamientos de pacientes contagiados.

Hemos monitoreado la realidad española y en las últimas semanas, el consumo de oxígeno líquido se ha duplicado; de hecho, en Madrid se ha quintuplicado. Por lo tanto, como industria de gases nos hemos preparado para enfrentar la realidad nacional en los próximos días y semanas.

En este escenario, así como el suministro de este gas medicinal, es importante analizar la disponibilidad de tanques y cilindros. Es necesario hacer gestiones con autoridades para que, por ejemplo, se puedan utilizar los cilindros dispuestos para sectores industriales -cuya actividad está estable- y en esta situación extraordinaria sean redestinados y permitan abastecer al sector hospitalario, de manera de contar con los cilindros de oxígeno suficientes para cubrir la potencial demanda sanitaria.

Por otra parte, nuestra responsabilidad y rol social no puede dejar de lado que de la mano de mantener el suministro activo está el cuidado del personal que manipula y transporta este gas, para evitar que se contagien y sean portadores del virus entre los diferentes centros médicos. Protocolos de chequeos de temperatura, higiene, elementos de protección personal adecuados, así como medidas operacionales de desinfección y sanitización de cilindros movilizados diariamente, ayudan de sobremanera en ese sentido.

Pese a que a la fecha la demanda de este gas medicinal aún no ha crecido fuertemente, el sistema de salud debe seguir preparándose para evitar verse sobrepasado cuando la curva de demanda alcance el tope, como ha ocurrido en países como España e Italia, pero también quienes aportamos a la red hospitalaria debemos ser proactivos más que reactivos.

 

Marcelo Torres
Gerente general de INDURA.

Relacionados: