• 30/noviembre/2010 •

Personas con discapacidad intelectual son sujetos de derecho

<b>Angélica Miranda Castillo</b><br>Directora de Pedagogía en Educación Diferencial Universidad San Sebastián Sede Osorno.

Angélica Miranda Castillo
Directora de Pedagogía en Educación Diferencial Universidad San Sebastián Sede Osorno.

La discapacidad es una condición que afecta al 10% de la población mundial, en Chile tenemos un 12,93% que equivale a 2.068.072 personas que sufre de discapacidad en cualquiera de sus grados, en cada tres hogares chilenos hay un miembro con discapacidad, por tanto al reconocer que existe un número importante de personas con discapacidad, no cabría preguntarse ¿dónde están?, ¿dónde estudian?, ¿dónde se entretienen y trabajan…por qué no son visibles o son visibles en un periodo de tiempo gracias a la TELETÓN?

Reconociendo que el concepto de discapacidad ha ido evolucionando en el tiempo, se puede sin duda afirmar que en las últimas décadas este ha progresado muchísimo. Anteriormente se explicaba la discapacidad desde el Modelo Médico donde se consideraba a las personas con discapacidad como enfermas, portadoras de una patología, visión muy centrada en los déficit y coeficiente intelectual, en la actualidad se entiende desde varios modelos.

A partir de 1948 se instaura el Enfoque de Derecho cuando se proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entendiéndose estos como “…garantías jurídicas que protegen a las personas y grupos de personas contra los actos de los gobiernos, que afectan a las libertades fundamentales y a la dignidad humana” (Astorga, 2007).

A la primera generación de derechos se les denominó “Derechos Fundamentales o Individuales” los cuales establecen los derechos civiles y políticos de las personas. Esta primera generación apunta a proteger los derechos relativos a la vida, integridad, libertad y seguridad de la persona.

En una segunda generación están los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que tienen como objetivo fundamental garantizar el bienestar económico, el acceso al trabajo y a la educación.

En una tercera generación se habla del derecho de los pueblos, promovidos a partir de la década de los 70 como una forma de promover el progreso social.

En 1993 se proclaman Normas Uniformes para la Igualdad de Oportunidades para las personas con discapacidad, con el fin de eliminar de todas las formas de discriminación.

Sin duda estas normas han servido de antesala para la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en el año 2006 cuya esencia es la dignidad intrínseca del ser humano independiente de las características o condiciones que tenga.

Desde el Enfoque de Derecho cabría preguntarse entonces si tienen las personas con discapacidad derecho a vivir plenamente su sexualidad, casarse o tener hijos. ¿Quién debe decidir finalmente sobre su proyecto de vida?. Cabría reflexionar también qué rol cumplimos como sociedad en la promoción de personas con autodeterminación que poseen proyectos de vida de acuerdo a sus intereses y competencias. ¿Cuáles son nuestras actitudes frente a las personas con discapacidad? Ellos proclaman enérgicamente ¡Nada sobre nosotros sin nosotros!

Angélica Miranda Castillo.

Publicado: 30/11/2010

Relacionados: