• 12/mayo/2020 •

Policía Municipal y Coronavirus

<b>Juan Pablo Barros</b><br> Alcalde de Curacaví.

Juan Pablo Barros
Alcalde de Curacaví.

Las municipalidades son la institución más cercana a la ciudadanía, la que goza de mayor confianza en un contexto de baja credibilidad en general de las instituciones públicas, la que tiene mayor presencia territorial y, en muchas ocasiones, son las que en primer lugar concurren los vecinos cuando tienen alguna dificultad. Sin embargo, estas ventajas no se traducen en una real capacidad para poder ser motores del desarrollo de las comunas, por falta de atribuciones legales, recursos económicos y humanos, que pueden tener como trasfondo una desconfianza del gobierno central que sólo mira a estas instituciones como administradores y no como gobierno local.

Actualmente, la ley permite que las municipalidades se asocien para el cumplimiento de sus fines, existiendo actualmente asociaciones de la más diversa índole. Perfectamente podría organizarse un grupo de municipalidades para poder capacitar a sus funcionarios, según la doctrina y herramientas que estos determinen, con la supervisión de la institución que corresponda, pudiendo ser incluso Carabineros dada la labor que realiza actualmente en materia de seguridad, permitiendo aprovechar experiencias exitosas de distintas comunas.

El presidente Piñera acaba de firmar un decreto para entregar “más atribuciones” a los inspectores municipales, y así cooperar en la labor de contención de las cuarentenas y toque de queda, pero en la práctica estas no son tan distintas a las que tiene un ciudadano corriente en medio de un delito de flagrancia.

Si hoy hay vigilantes privados que pueden estar armados cumpliendo labores de seguridad en ciertos recintos privados, ¿por qué no pueden hacerlo también funcionarios públicos al servicio de toda una comuna? Más aún considerando que una parte importante de los miembros de los equipos de seguridad ciudadana son ex miembros de las fuerzas armadas y de orden.

Sabemos que este es un camino largo, pero dada la experiencia que ha existido en materia de seguridad ciudadana municipal, es tiempo de sacar conclusiones y dar el siguiente paso. Si en los hechos se puede demostrar que funcionarios municipales con la debida formación pueden cumplir un mayor rol en materia de seguridad, esperamos que la legislación así lo reconozca, dotando de herramientas y recursos a esta iniciativa que puede ser el precursor de las Policías Municipales, que vendrían a colaborar, no a reemplazar a las policías.

De esa forma, las municipalidades podrían asumir un mayor rol en materia de seguridad, avanzando en el camino de ser protagonistas del desarrollo de sus comunas, dando un ejemplo de descentralización. Nuestros vecinos de seguro lo agradecerán.

Juan Pablo Barros
Alcalde de Curacaví.

Relacionados: