• 01/agosto/2011 •

Por diez mil pesos el Presidente se perdió al pueblo

Marcos Huberman B.

Marcos Huberman B. Actual Presidente del Colegio de Publicistas de Chile. Publicista de toda la vida. Columnista de importantes medios de prensa, productor de programas de televisión, escritor, experto en marketing. Ha trabajado como Publicista y Académico en Argentina, México, España, Venezuela y Costa Rica, y es el creador promocional del Día de la Madre, del padre, de Los Enamorados y del Día de Suegra.
Marcos Huberman B. Actual Presidente del Colegio de Publicistas de Chile. Publicista de toda la vida. Columnista de importantes medios de prensa, productor de programas de televisión, escritor, experto en marketing. Ha trabajado como Publicista y Académico en Argentina, México, España, Venezuela y Costa Rica, y es el creador promocional del Día de la Madre, del padre, de Los Enamorados y del Día de Suegra.

Parece increíble que teniendo un Presidente inteligente, éste perdiera la oportunidad político-social de ganarse el aprecio y voluntad del pueblo.

Se discutía el sueldo mínimo que, según los «técnicos-cerebrales», debía ser de 182 mil pesos, mientras los dirigentes de los trabajadores, en un gran «esfuerzo mental», pedían 190 mil.

¿Qué debió hacer el Presidente de un País que nada en dólares como nunca en su historia? Decir, con un golpe en la mesa -ni 182 mil pesos, ni 190 mil; el sueldo mínimo será de 200 mil pesos-.

Entonces el pueblo hubiese sabía que su Presidente mandaba, que tenía a quién recurrir y que puede creer en su palabra.

Pera el asunto era previsible para el caso: el Presidente no actúa sólo e intervendrán algunos «sabios-economistas» que le dirán la eterna historia; que muchas pequeñas y medianas empresas (Pymes) tendrán que eliminar personas, y con ello vendrá la cesantía.

Pero ¿alguna vez han pensado en la realidad de las Pymes? las pequeñas y medianas empresas bien podrían pagar ese sueldo de 200 mil pesos, mejorando la calificación de los trabajadores y de algún modo también, salvando a la clase media que se encuentra en agonía.

Hace años (y créanme que yo he vivido mucho), cuando los bancos no estaban bien, se les dio cuarenta años para pagar y estabilizarse.

Ahora, propongo dar a las Pymes treinta años para pagar su deuda tributaria, impositiva y crediticia: Así podrían pagar 200 mil pesos y más a sus trabajadores.

Recordemos que los bancos son un 3 por ciento de la fuerza de trabajo, y las Pymes, el 80 por ciento.

Recordemos además que el mal momento de las pequeñas y medianas empresas se debe al pésimo manejo durante la crisis asiática, con alzas de intereses desmedidos e innecesarios.

Me pregunto ¿y quienes lo pagaron?, y la respuesta es obvia: la Pymes.

Presidente, por favor, golpee la mesa… ¡USTED SE LA PUEDE!

Marcos Huberman B.

Publicado: 01/08/2011

Relacionados: