• 14/octubre/2010 •

Por la senda de la “meritocracia”

<b>Paula Luna Ramírez</b><br>Directora de Escuela. Pedagogía en Historia y Geografía Universidad San Sebastián.

Paula Luna Ramírez
Directora de Escuela. Pedagogía en Historia y Geografía Universidad San Sebastián.

El proyecto de Liceos Bicentenario busca generar oportunidades para que estudiantes de la educación pública alcancen mejores resultados académicos y accedan a la educación superior, favoreciendo su movilidad social.

Actualmente, en Chile existen algunos liceos de excelencia, pero se concentran en la Región Metropolitana, por tanto los denominados Bicentenario marcarán diferencias a través de la oportunidad en regiones de acceder a una educación pública de calidad.

Si consideramos que los establecimientos de educación media municipalizada del país no obtienen los resultados esperados y que al comparar los números obtenidos por los colegios particulares pagados presentan una brecha que ha ido aumentando con el paso de los años –de 107 a 144 puntos en promedio de resultados PSU entre 2004 y 2010, según datos del Demre–, es comprensible que el Mineduc tome cartas en el asunto y aplique medidas tendientes a revertir las deficiencias estructurales.

Hasta el momento, las políticas educacionales se habían focalizado en disminuir la deserción escolar o en fomentar la innovación de liceos con propuestas educativas, por lo que es altamente positivo que ahora el eje de acción esté en brindar oportunidades de desarrollo a jóvenes en situación vulnerable pero con buen desempeño escolar, pues se incentiva la llamada “meritocracia”, particularmente el sentido de responsabilidad, compromiso y afán de superación.

Eso sí, los Liceos Bicentenario deben constituir una más de las varias medidas tendientes a disminuir las brechas existentes en la educación nacional, y aquellos establecimientos que no sean considerados entre los beneficiados con esta iniciativa, tendrán que trabajar con más ahínco en función de mejorar la calidad de sus resultados, considerando los distintos recursos y apoyos que pueden obtener por la vía de proyectos, a través del mismo Ministerio.

Si se obtienen los resultados esperados, en el mediano plazo es probable que sean más de medio centenar los establecimientos que logren el nivel de excelencia, involucrando no sólo a una selección de estudiantes talentosos. De momento, es de esperar que los Liceos Bicentenario signifiquen un estímulo para que más jóvenes se esfuercen por conseguir mejores logros en su vida estudiantil.

Paula Luna Ramírez.

Publicado: 14/10/2010

Relacionados: