• 12/octubre/2009 •

Portabilidad en Chile: Dueños de nuestro número de móvil para siempre

<b>Javier Ruiz</b><br>
Telecom Senior Manager. Everis.

Javier Ruiz
Telecom Senior Manager. Everis.

La Portabilidad Numérica es uno de los principales desafíos a los que se va a enfrentar la industria de las telecomunicaciones en los próximos meses. Y será así, porque tras la Resolución de la Subsecretaría de Telecomunicaciones publicada en el Diario Oficial el pasado mes de agosto, se dio un paso adelante para la implementación de esta nueva medida que promueve la competitividad en el sector, dando la posibilidad a los usuarios a cambiar de operador que le presta el servicio telefónico sin necesidad de perder su número.

De esta manera a partir del 1 de enero de 2011 se eliminaría una de las principales barreras para la fuga de clientes. Según estudios realizados en Chile, un 23% de las personas que tienen un celular no cambian de operador por no perder su número, siendo esta tasa de un 20,5% en los usuarios prepago y de un 35,6% para los usuarios de contrato. Adicionalmente está el segmento profesional y empresarial, donde todavía se hace más relevante mantener el punto de contacto con los clientes, fuente de sus ingresos.

Aun quedan varios pasos que dar. Lo primero es que las operadoras y la Subtel lleguen a un consenso sobre los aspectos administrativos y tecnológicos. Posteriormente, y antes de comenzar un proceso de implementación que se puede llevar gran parte del año 2010, se deberá también licitar y adjudicar el servicio de Administración del proceso de Portabilidad.

La conformación de esta Entidad Administradora permitirá mantener la base de datos de numeración nacional con la información actualizada de los números portados y dotará de transparencia al proceso.

Sobre los resultados una vez se implemente la portabilidad, hay todavía mucha incertidumbre. Aunque a priori pudiera parecer un riesgo para las operadoras con más cuota de mercado y una oportunidad para las que tienen menos clientes, en las experiencias internacionales hay ejemplos de todo tipo, por lo que sería precipitado concluir que así va a ocurrir en Chile. Y es que la Portabilidad es un mecanismo más para dinamizar la competencia, y que obliga a todas las operadoras a revisar sus estrategias comerciales y sus políticas de fidelización y retención.

Aspectos como la cobertura, la calidad de servicio, el precio e incluso la calidad de atención que presten las operadoras, serán críticos para retener a los clientes actuales y para captar a los clientes insatisfechos de la competencia. De lo que no cabe duda es que el gran beneficiado de la portabilidad, haga uso o no de ella, es el usuario.

El arranque será gradual, y aunque todavía debe definirse el calendario definitivo de despliegue, la intención de la Subtel es empezar por la telefonía celular y continuar con la telefonía fija. La duda es cuál será la tasa de portabilidad que se alcance una vez finalizado el despliegue.

Además de depender de la situación del mercado local (penetración, market share, volumen de prepagos frente a contratos), gran parte del éxito dependerá de aspectos todavía por definir, como el posible costo que le suponga portarse al cliente, la complejidad de los trámites administrativos, los plazos que requiera el proceso, y sobre todo de cómo de fiable sea el proceso de portabilidad. Los problemas de no cumplimiento de plazos o de pérdida de servicio por un tiempo excesivo durante el cambio de operador, pueden suponer un importante hándicap difícil de superar, como ha ocurrido en México.

¿Quién ganará con la portabilidad? Los más de 15 millones de chilenos que poseen un teléfono celular y desde el 2011 tendrán mayores posibilidades para elegir a su proveedor.

Ahora le toca a la industria ponerse a trabajar para que en 2011 la Portabilidad Numérica sea una realidad en Chile.

Javier Ruiz.

Relacionados: