• 09/diciembre/2010 •

Portabilidad numérica: Un impulso a la libre competencia

<b>Boris Fiegelist Venturelli</b><br>Secretario de Facultad de Derecho Universidad San Sebastián.

Boris Fiegelist Venturelli
Secretario de Facultad de Derecho Universidad San Sebastián.

Si un usuario de telefonía celular o fija desea cambiar la empresa prestadora del servicio, por la razón que sea, pierde su número. Este hecho ha generado que los clientes sean, en la práctica, prisioneros de ellas. A su vez, se ha traducido en la existencia de una importante barrera de entrada y de salida en dicho mercado, generándose así condiciones muy favorables para que los actuales operadores puedan incurrir en conductas contrarias a la libre competencia.

Así, por ejemplo, desde 2009 a la fecha, el Tribunal de la Defensa a la Libre Competencia ha dictado dos condenas por prácticas atentatorias cometidas al interior de esta industria.

Para solucionar este inconveniente en más de 50 países, entre los cuales podemos mencionar en Latinoamérica a México, Brasil, Perú y Ecuador, se ha adoptado el sistema de portabilidad numérica. Éste consiste, básicamente, en que el usuario mantiene su número de teléfono, de línea fija o móvil, en el evento que decida cambiarse de un prestador a otro, incluso cuando cambia de localidad o dirección.

En el caso de Chile, el primer paso para adoptar este sistema fue la dictación de la Resolución Nº340 del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones, en enero de 2010, que estableció las especificaciones técnicas para la implantación de la portabilidad del número. Sin embargo, esa sola normativa no es suficiente para aplicar el sistema, pues se requiere de un organismo que lo administre independientemente. Así se aprobó por nuestro Congreso Nacional, quedando despejado el camino para su puesta en marcha, lo cual debiera ocurrir durante 2011. Sólo restaría la dictación, por parte del Poder Ejecutivo, del reglamento que regule en detalle el funcionamiento de este ente.

La entrada vigencia del sistema de portabilidad numérica en Chile será una muy buena noticia desde el punto de vista de la libre competencia, pues su aplicación debiera traducirse en beneficios para el consumidor, en términos de reducción de tarifas y mejora de la calidad de servicio en un mediano plazo. Ahora las empresas de telefonía realmente deberán competir por sus clientes, a lo cual contribuirá el ingreso de nuevos actores, incrementando la oferta de este todavía concentrado mercado.

Boris Fiegelist Venturelli.

Publicado: 09/12/2010

Relacionados: