• 21/octubre/2010 •

Profesionalismo minero

<b>Claudio Caro Paredes</b><br>Director Psicología Universidad San Sebastián, Sede Osorno.

Claudio Caro Paredes
Director Psicología Universidad San Sebastián, Sede Osorno.

Con mucho respeto quiero escribir estas palabras en honor a los 33 mineros y sus familias, los cuales le han mostrado a Chile y al mundo que, independiente del trabajo que se realice, el profesionalismo puesto en su ejecución es fundamental en cada tarea que uno desarrolla. Me permito recordar a Gabriela Mistral cuando habla del “ser profesional” y señala: “…he conocido la cara de casi todas las crisis en varios pueblos, dándome cuenta al final que el asiento geológico de los males más diversos era el anotado: los oficios y las profesiones descuidadamente servidos ….. cada profesión es de hecho un linaje”. Luego de la hazaña de los mineros en Copiapó, no cabe duda que este grupo de mineros pertenece a un linaje muy especial, ellos nos han enseñado en situaciones extremas, que un problema es siempre una oportunidad y que la actitud con la que se enfrente nos permitirá obtener los resultados deseados. ¿Cuánto podría cambiar nuestro país, nuestro entorno laboral, nuestra familia, si cada uno de nosotros se ocupara de ejercer su oficio o rol cuidadosamente, con prolijidad y ética?.

Muchos expertos responsables de preparar equipos y líderes para empresas invierten horas y múltiples tecnologías para enfrentar a equipos a altas exigencias, y en muchas ocasiones, a pesar de ello, los resultados no se alcanzan; por el contrario, este grupo de hombres, seguramente sin un proceso de capacitación arduo, han demostrado que frente a una meta común y de alto valor para cada uno, los liderazgos se ponen al servicio de todos, los talentos afloran con fluidez, y la resiliencia, sinergia y fe son los vitalizadores inagotables de la motivación que permite perseverar en busca del tan ansiado re-encuentro con sus seres queridos y su libertad.

Estemos atentos a su ser profesional, como dice nuestra poetisa “… el pensar la profesión lo mismo que un pacto firmado con Dios o con la ciencia, y que obliga terriblemente a nuestra alma, y después de ella, a nuestra honra mundana”; estos hombres nos han demostrado que se puede honrar cada trabajo, amor por lo que hacemos es lo que nos permite hacer bien las cosas, donde cada oficio bien hecho le permite a otros alcanzar un bien material o espiritual.

Nuestro país necesita el profesionalismo de estos mineros, necesitamos dejar de ser pesimistas, necesitamos reconocer que tenemos talentos, necesitamos orientarnos en la búsqueda de soluciones, necesitamos pensar que lo que no es mío es de todos y por lo tanto debemos cuidarlo con mayor responsabilidad, necesitamos tener confianza en nuestros espacios laborales, finalmente, necesitamos en conjunto creer que se puede.

Gracias a todos los 33 por enseñarnos a aprender en la adversidad, gracias a sus familias por demostrar la unidad que muchas familias chilenas necesitan. Lo positivo que pase en sus vidas luego de su libertad bien merecido se lo tienen.

Claudio Caro Paredes.

Publicado: 21/10/2010

Relacionados: