• 25/octubre/2019 •

Punto de Encuentro

Punto de Encuentro

Mauricio Gallardo Castro
#Author #Consulting #Business / #BYU#Contents

<b>Mauricio Gallardo Castro</b><br>#Author #Consulting #Business / #BYU#Contents

Mauricio Gallardo Castro
#Author #Consulting #Business / #BYU#Contents

La historia nos ha demostrado que al deteriorarse las relaciones sociales, políticas y en consecuencia económicas. No solo son una prueba más de fragilidad que tiene una estructura pública, que por lo demás, es dependencia de cómo se asimila el desarrollo en todas sus dimensiones. También hay mucho en entender que la dinámica ciudadana tenga en cuenta el bien entendido costo que asumir. De ahí entonces podemos decir que para asociarnos bien a este fenómeno, que por lo demás es de suma importancia, el control en esta materia es sinónimo de eficacia.

La trastienda nos enseña que ubicarnos en el tiempo respecto a los avances que se han incorporado, suele tener mucha más participación hacia un camino más sólido y prometedor. Por cierto que no todo es ligero desde el punto de vista en cómo tomar decisiones al respecto, es decir, aunque la modernización juega un rol fundamental, lo verdaderamente importante está en el sentido que se le quiera dar en cuanto a transversalidad de beneficios en un contexto de realidad social y económica. Primordialmente los directos efectos en lo cotidiano como también en el campo de las grandes decisiones.

Modernización

Lo novedoso siempre es más atractivo, pero ¿qué sucede cuando en materia de uso y cobertura se encuentran en la encrucijada de definir prioridades? Este caso se repite sin importar si las sociedades se encuentran en etapa camino al desarrollo o ya en el complejo nivel de atribuirse otro alcance en su participación activa y avanzada. La mirada cortoplacista puede entregar información relevante, pero mayor es aquella que proyecta sobre efectos mucho más sostenibles en el tiempo. La tarea constante consiste no solo en lograr un paso mayor, es saber qué hacer cuando este se logra. Un atributo que ciertamente revela el tipo de preparación que se tiene (o se va a tener).

Sociedad

Nunca se deja de aprender de ello, especialmente cuando las nuevas generaciones describen sus inquietudes y metas. Hoy, por sobre lo que significa un alcance apropiado al conocimiento, las sociedades comienzan a tomar más y mayores decisiones. Es un asunto propio del crecimiento, de no ser así, el problema sería otro: un abandono a cualquier desafío que quiera presentarse y malamente acusar de poco cuidado en cómo actuar sobre los afectados. En este sentido, cualquier acto, por difícil de controlar que sea, este está enseñando un nuevo aire. Por cierto que la responsabilidad de fondo sigue presente, y recordar este detalle lo hace más valioso.

Competencias

El alcance que tiene el acceso a preparación personal como intelectual de masas hoy en día, es sencillamente renovador cada vez que se plantea una nueva materia por corregir o aprender. En el caso público, ese acceso está creando más y mayores competencias, pero de un modo totalmente distinto, personalizado y digital. Digamos que ya no es suficiente con saber un mecanismo de solución, a esto se agrega las alternativas para desarrollar más capacidad de respuesta, incluso, inmediata. La lógica que se revela en este fenómeno, es en la práctica los primeros indicios de cambio en el contexto de productividad.

Objetivos

La imaginación está creando valor, pero los objetivos aún más. Así de revelador es el cambio que se está poco a poco instalando en el mundo laboral, económico y social. El costo está en asumir que ya todo es posible. La característica que hay en las competencias tecnológicas, hacen de esta realidad un amplio alcance sobre tal función. Lo cierto por ahora es sintonizar correctamente con esta poderosa herramienta, en todos los productos y servicios. Sin perder de vista, por cierto, la finalidad por la que fue creado.

Bases

Con respecto a la legalidad que eventualmente los cambios podrían demandar en función de servicios, productividad y desempeño comercial. La capacidad de cambios solo se debe a las bases normativas y de ajuste en efectos sociales posibles a convenir. Sea el costo laboral, o la forma de asumir un nuevo rol en el factor tiempo/resultados. Es algo que institucionalmente y por regla cultural debería ser tomado con mayor seriedad, pues de otro modo, estamos hablando de adjudicar un poder de producción con total vulnerabilidad, pero especialmente sin protección que caracterice un presente activo, como también modernizador.

La nueva generación de la producción y el costo de vida que ello implica, tienen hoy en día a los distintos actores sociales en un desafío aún mayor, el de capturar correctamente estas realidades en función de asegurar y dar espacios a cambios con mayor destreza, sino mejorar la calidad de vida de una sociedad en general no solo más informada, capacitada para enfrentar modos de trabajo y productividad representativos del nuevo siglo. Sin afectar negativamente el costo que ello signifique si ello no está resuelto. Digamos que, los temas presentes, desde ambientales hasta modernizadores, son un bien si este es llevado desde una mirada futuro y con efecto real tanto en el consumo como bienestar social.

 

Mauricio Gallardo Castro
/WebDSign – @mgcconsultingcl

Relacionados: