• 18/diciembre/2017 •

¿Qué oculta el agua potable que consumimos a diario?

<b>María Ignacia Ross</b><br>Product Manager Retail de Vigaflow

María Ignacia Ross
Product Manager Retail de Vigaflow

Tomar agua es sinónimo de hidratación, buena salud y vida sana ¿Quién no insta a su familia a beber este líquido confiando en sus múltiples beneficios? Prácticamente todos. Y nadie duda de sus cualidades. Sin embargo, el agua que tan fácilmente obtenemos de la llave, oculta algunas sorpresas.

En la mayor parte del país, principalmente en el norte, el agua que se consume en los hogares tiene un alto nivel de dureza. Esto significa que la composición de la misma contiene una excesiva cantidad de minerales, en particular calcio y magnesio, algo que si bien no afecta nuestra salud, sí podría ocasionar algunos inconvenientes en nuestra vida diaria.

Un efecto indeseado del agua dura es que puede dañar los artefactos del hogar o empeorar las características de las bebidas o de los alimentos preparados con ella. Pero eso no es todo. El agua con minerales, sumada al cloro en bajas cantidades que se le añade a este recurso para que sea potable, puede ocasionar resequedad en la piel además de irritación en los ojos. Más aún en bebés y niños pequeños, quienes son mucho más sensibles a estos compuestos.

Afortunadamente, existen diferentes soluciones para resolver estos inconvenientes. Una de ellas es la instalación de un filtro de ducha, que no solo ayudará a mantener la piel más hidratada y a eliminar el enrojecimiento de los ojos. También permitirá, por ejemplo, que la tintura del cabello dure mucho más.

Otro de los problemas presentes en el agua es el mal sabor y olor, pero para esto también hay soluciones económicas, como una jarra filtrante o filtro de grifo, los cuales eliminan más del 90% del cloro. A éstos se suman los purificadores de osmosis inversa, los que tal como dice su nombre, purifican el agua dejándola con entre un 90% y 95% de pureza, libre de minerales, cloro y sedimentos. Ideal para beber y cocinar.

Respecto de los problemas generados por el agua dura, y para cuidar los artefactos del hogar, la solución más integral son los ablandadores de agua, equipos que se instalan en la entrada principal de agua de la casa y actúan sobre la totalidad de la misma, con capacidades diferentes de tratamiento según el modelo. Estos aparatos funcionan mediante una resina que elimina el calcio y magnesio, y -de paso- los problemas de dureza que se pudiesen generar.

Todas estas soluciones simples y de fácil acceso, permitirán seguir disfrutando y, de la mejor forma, los indiscutibles beneficios del agua.

 

María Ignacia Ross
Product Manager Retail de Vigaflow

Relacionados: