• 09/diciembre/2010 •

¿Sabemos Evaluar?

<b>Leonardo Vera Vera</b><br>Académico de Educación Física, Osorno.

Leonardo Vera Vera
Académico de Educación Física, Osorno.

Normalmente la persona evalúa distintos aspectos de la realidad, ya sea el clima “hoy va a estar lindo el día”, respecto a las personas “mira ese niño tan bueno que se ve…” o simplemente de uno mismo “tengo que eliminar este rollito para el verano”….

También cabe destacar que como docentes realizamos el mismo ejercicio inconscientemente respecto a nuestro alumnos, como por ejemplo “mira a ese niño le cuesta más aprender” o frente a nuestro desempeño laboral “creo que la prueba que realicé estaba muy difícil” o hacia el trabajo administrativo que realiza el colegio “cada día nos insisten más con las notas y la asistencia de los alumnos…

Frente a estas situaciones ¿le tomamos el peso real a lo que es evaluar?, ya que la noción normal que tenemos todas las personas respecto a la evaluación es cuando el profesor nos tomaba una prueba, o nos hacía disertar, o simplemente nos decían “saquen una hoja que hay dictado”, esa es la noción que las personas naturales tenemos frente a la evaluación.

Pero ¿Cuál es el verdadero significado de este concepto y cuál es su objetivo primordial? A modo general podemos decir que evaluar significa valorar, establecer un criterio de valor acerca de algo. No es calificar, o sea, poner una nota, ni tampoco medir, hacer tablas de valoración respecto a la velocidad lectora o frente a la capacidad física de los alumnos.

Si el concepto de evaluación significa VALORAR, ¿por qué los alumnos tienen tanto temor a los profesores cuando hablan de evaluación? o ¿por qué los profesores mal utilizan el concepto de evaluación y lo suplantan frente al concepto de calificar o medir?

Quizás si manejásemos el concepto de evaluación desde el punto que es la recogida de información de algún aspecto específico (los presaberes de nuestros alumnos, la utilización correcta de nuestras metodologías de enseñanza, los logros alcanzados por nuestros alumnos, el apoyo de los apoderados respecto al establecimiento, etc.), la emisión de un juicio crítico o una toma de decisión frente a esta información, y finalmente la toma de medidas y aplicaciones correspondientes frente a la decisión o juicio realizado, nos daríamos cuenta que la evaluación más que ser un instrumento que ejerce miedo en los alumnos, podría ser una gran herramienta de trabajo para mejorar la calidad de la educación en nuestro país, ya que nos puede otorgar una gran cantidad de información en pro de la educación chilena.

Finalmente rescatar que después de la enseñanza lo más importante es la evaluación, debido a que constantemente debemos ir viendo si lo que estamos haciendo sirve o no para lograr los objetivos educativos que proponen los establecimientos educacionales como los distintas entes superiores en educación, y para poder darnos cuenta de esto debemos realizar evaluaciones constante en los procesos que comenzamos…

Leonardo Vera Vera.

Publicado: 09/12/2010

Relacionados: