• 03/septiembre/2009 •

Salario mínimo

<b>Paula Antúnez Díaz</b><br>Académica Trabajo Social U. Andrés Bello.

Paula Antúnez Díaz
Académica Trabajo Social U. Andrés Bello.

Se ajustó el salario mínimo de los chilenos en 165 mil pesos, 6 mil más que el año pasado. Algunas argumentaciones respecto del moderado aumento las realizó el Ministro Velasco señalando que obedecía al escenario económico internacional y al panorama inflacionario, sumado a las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que llamó a «moderar el incremento de los salarios procurando mantener el poder adquisitivo». El ministro agregó que el monto ”Concilia los objetivos sociales y económicos que todos buscamos: buenas remuneraciones y un empleo que todos queremos proteger».

La CUT por su parte, señala que no hubo posibilidades de negociar y rechazan este monto ya que solicitaban un reajuste de 13% versus el 3,7% aprobado. Efectivamente en este punto cada día parece haber más distancia en los postulados.

En términos económicos, con la crisis, el escenario internacional, las recomendaciones de organismos internacionales, la mirada de los economistas; parece lógico que el reajuste sea moderado. Sin embargo, el análisis económico no puede ser determinante a la hora de comprender cabalmente este tema y requiere de una mirada complementaria desde lo social. Simplemente preguntarse si este sueldo ayuda a las familias a salir de sus niveles de vulnerabilidad social. La mayoría de las veces esos 165 mil pesos se destinan a alimentación y vestimenta para más de 4 personas. ¿Creen posible tener una vida digna con ese monto? Ante esta situación y pensando nuevamente en el tema de las “brechas” parece que la discusión acerca de un “sueldo ético” ha pasado nuevamente al olvido.

Paula Antúnez Díaz.

Relacionados: