• 12/enero/2010 •

Segunda vuelta: confuso cambio

<b>Loreto Ibañez Fontan</b><br>Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Magíster en Persuasión, Propaganda y Manipulación de Masas. Ha trabajado en varios medios de prensa, principalmente en Televisión. Como discípula de importantes escritores de la talla de Pía Barros, Pablo Simonetti y Andrés Rojo, ha ganado varios concursos Literarios, en un género que ella misma define como "realista y pornosoft... la realidad oculta que cada uno de nosotros lleva dentro".

Loreto Ibañez Fontan
Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Magíster en Persuasión, Propaganda y Manipulación de Masas. Ha trabajado en varios medios de prensa, principalmente en Televisión. Como discípula de importantes escritores de la talla de Pía Barros, Pablo Simonetti y Andrés Rojo, ha ganado varios concursos Literarios, en un género que ella misma define como "realista y pornosoft... la realidad oculta que cada uno de nosotros lleva dentro".

Intuyo -con razones propias de sobra- que esta nueva década se nos viene intensa, pero también de acuerdo a mi propia sensación (bastante ignorante para el caso), el Astral que guía su inicio, se nos viene ideal para una «navegación» con buenos vientos, y sin duda llena de «cambios»… no es que esté declarando en público las intenciones que tengo respecto del próximo domingo, cuando Chile, en segunda vuelta, escoga a través del sufragio popular, quién será nuestro próximo Presidente. (Nunca he entendido por qué la Legislación de la República insiste en ésto del balotagge… para mí un ganador es quién obtiene más altas cifras en cuanto a votantes, y en conclusión, la lógica indica que la matemática porcentual no debiera ser aplicable… ¡un punto menos de lógica y sentido común a quién inventó el balotagge!)

Y cuando digo que no estoy declarando públicamente mis colores políticos, lo digo en serio, porque hasta ahora, confieso que tengo tal confusión, que mi carta cromática gira tan de prisa, como para que a la vuelta de tan rápido ruedo, todos los colores se mezclen… y quienes saben de qué hablo, tendrán claro que, en tal caso, mi color no sería otro que el blanco… es decir, presencia de luz (¿será que por fin me estoy «iluminando»?)

Pues bien… en lo personal, la política no es un asunto de necesidad básica, pero mi lema es «si no puedes contra ellos, únete a ellos» y es aquí donde comienza mi dilema… en la primera vuelta, por más que intenté, no ví en el voto el nombre de mi candidato: asi Walt Disney convirtió en nulo mi aporte eleccionario. Sin embargo hoy, ya con la responsabilidad que significa haber entendido que «millones de granos de arena pueden forman una playa», he decidido apostar a ganadora… (aquí recordé que -según cuenta la leyenda- las Amazonas, decían antes de una batalla «antes de errar el tiro, prefiero cortarme una teta, pero yo quiero seguir con las dos, por lo que pido permiso para difundir la Campaña contra el Cáncer de Mamas que circula en Facebook a nivel mundial e invitar a todos a unirse a esta causa)

Pero todo me da vueltas cuando pienso que lo que quiero es un cambio real… y ambos candidatos, Sebastián Piñera, quien en la primera vuelta logró un 44,03% , y Eduardo Frei, que obtuvo un 29,62%, me torturan, cada uno, a través de sus campañas, e intentan convencerme que los dos me ofrecen lo mismo. Entonces, a tan pocos días de concretarse la elección definitiva, juro que ya no sé ¡¡¡CUAL DE LOS DOS ES QUIEN ME OFRECE EL VERDADERO CAMBIO!!!

Lo cierto es que los comandos estratégicos de cada uno han «cambiado» reiteradas veces sus slogans, pero también es cierto que Frei, hace muy poco ha revelado que, hace cosa de unos dos meses, tiene «doble» nacionalidad… además de ser un chileno más, debido a sus orígenes familiares, firmó la solicitud que le enviaron para ser suizo, y según sus propias palabras, aceptó tal nacionalidad… (dió justo en el clavo cuando dijo que «Chile ha cambiado mucho, y yo también») es decir, cualquiera sean las cifras que indican las encuestas, existe la posibilidad de que CHILE, tenga un Presidente SUIZO, así sea mitad, y para ser honesta, lo que yo quiero es un Presidente que diga a toda voz y a mucha honra que mi Patria es «made in Chile» a secas.

Por otra parte, Piñera también me ofrece un CAMBIO, pero eso lo vengo escuchando hace veinte años, cuando un señor, llamado Joaquín lavín y que resultó vencido en una elección aterior, me decía «VIVA EL CAMBIO»… comprenderán que lo mío no es un caso patológico ni mucho menos de Anarquía… lo mío es una confusión fundamentada, y lo único que puedo sospechar es que, tal vez, quién sabe, podría ser, por qué no, ambos candidatos están de acuerdo en una suerte de alianza secreta que todo el rsto de chilenos desconocemos, y en tal caso, pese a todas las ofertas… en cualquier caso EL CAMBIO NO SERIA UN CAMBIO.

En fin, como «ciudadana» en todas las de la ley, quiero que MI voto sea un aporte, pero aún no sé cuá es la fórmula para lograrlo… y aquí mi declaración personal seguro saca roncha… no voy a votar por el mejor, porque no creo que exista…. Yo, Loreto Ibáñez Fontan, confieso responsablemente por EL MENOS MALO (¿sería prudente escribir un GUACALA mayúsculo cuando llegue mi turno en la fila del Liceo José Victorino Lastarria?)… les ruego, suplico e imploro: ayúdenme a decidirlo (en el caso que ustedes -RESPONSABLEMENTE- ya lo tengan decidido)

Piñera logró un 44,03%, Frei un 29,62%, Marco Enríquez Ominami un 20,12% y Arrate un 6,21. A todos los que no votaron por lo vencedores en primera vuelta a prepararse para el próximo 17 de enero.

«Take a picture.. last longer» dicen los estadounidenses cuando alguien se los queda mirando largo rato sin decir nada… y asi estoy yo, recordando el nombre de una película que, no sé por qué se me viene a la cabeza: «Hombre Mirando al Sudeste», pero yo soy muy hembra, y hasta ahora, mi brújula no tiene un norte cierto.

***Pase lo que pase el próximo domingo, lo único que sé es que así como cumplo mi palabra, cobro las ajenas, y si cierta persona me da un Río Mapocho navegable, yo seré la primera en lanzarme de piquero, completamente desnuda en sus aguas… Doy mi palabra, y si hay algo en que no soy modesta es al decir que «sólo sé que nada sé», salvo que tengo el don de la palabra (y creo tener toda la certeza al declarar que -al menos en mi opinión- desnuda, de piquero, en un Mapocho navegable ¡¡¡me vería de maravillas!!! El reto está hecho)

Atentamente, y en declarado estado de confusión,

Saluda a todos ustedes

Loreto Ibáñez Fontan.

Publicado: 11/01/2010

Relacionados: