• 29/octubre/2009 •

Sobre los dichos de Krugman respecto a las AFP

<b>Sebastián Mathews C.</b><br>Facultad de Economía y Negocios Universidad Andrés Bello.

Sebastián Mathews C.
Facultad de Economía y Negocios Universidad Andrés Bello.

Es injusto criticar el modelo de AFP nacional, el cual es significativamente superior en su estructura al sistema de pensiones norteamericano. En Chile cada trabajador tiene una pensión en base a la productividad de sus años de trabajo, al crecimiento económico y a su aversión al riesgo. Además existen una serie de seguros y ahorros voluntarios (APV) que generan mayor seguridad sobre el monto de la pensión y una regulación eficiente aplicada a las administradoras.

Una crisis económica no pone en jaque en absoluto a un sistema como el de las AFP, el cual le ha dado estabilidad a la economía chilena ya que gran parte de sus inversiones se realizan en empresas nacionales. Las personas que no se cambiaron de fondo o que no jubilaron durante este año no han perdido un solo peso, ya que lo que mantienen son una cantidad de cuotas de un fondo valoradas a precio de mercado, las cuales componen sus ahorros. En este último punto radica gran parte del mal entendimiento del sistema chileno, ya que durante el último trimestre del año pasado y parte de este año, producto de la crisis internacional, el precio de cada cuota de los fondos más riesgosos cayó muy violentamente, pero cada ahorrante mantiene una misma cantidad de cuotas. Por lo tanto a medida que la actividad se recupere el precio de estas cuotas volverá a subir, lo que ya está pasando en nuestro país.

Por lo tanto, no tengo dudas respecto a que el modelo de pensiones chileno será bien visto desde Estados Unidos y desde otros países en el futuro, tal como lo fue en el pasado, ya que asegura una pensión basada en el esfuerzo individual y además da la seguridad de que cada peso que le es descontado a un trabajador va dirigido a una cuenta personal sobre la cual puede hacer lo que le parezca óptimo, en el sentido de cambiarse de aseguradora o de fondo dependiendo del riesgo, además hay derechos de propiedad sobre los recursos ahorrados y se les puede hacer un seguimiento, lo cual es sin lugar a dudas mucho mejor que los sistemas en los que los descuentos van un gran pozo fiscal común, en donde el Estado se encarga de repartir pensiones.

Sebastián Mathews C.

Relacionados: