• 02/agosto/2010 •

Sobre pobreza y Casen

<b>Emilio Inostroza Andrade</b><br>Director de Ingeniería Comercial Universidad San Sebastián.

Emilio Inostroza Andrade
Director de Ingeniería Comercial Universidad San Sebastián.

Sin duda que resulta inquietante constatar una inflexión en la curva de desempeño del indicador que arroja la Encuesta de Caracterización Socio-Económica Nacional Casen, el que por primera vez en 20 años, muestra un decrecimiento revelando un retroceso en la lucha contra la pobreza.

Para entender este desempeño, a mi modo de ver, es necesario explorar las causas provenientes de diferentes ámbitos.

Pues bien, resulta bastante transversal y aceptado reconocer los importantes esfuerzos realizados en materia de protección social -Red de Protección Social- efectos que uno esperaría apoyen directamente los esfuerzos por aminorar las brechas de pobreza.

Por otro lado, nadie puede desconocer el tremendo impacto, que tuvo y sigue teniendo la recesión mundial que afectó de manera muy importante a una gran cantidad de países industrializados, entre ellos, USA, Inglaterra, Francia, Japón, Alemania, España (sólo este último tuvo un 18% de cesantía).

Aún estos países enfrentan serios problemas incluso bajando las remuneraciones del sector público y en algunos casos discutiendo el efecto sobre las jubilaciones.

Dado esto ¿qué duda cabe que la mayoría de estos países se han empobrecido a raíz de la crisis? Aún no se sabe si realmente ha tocado fondo, o estamos en presencia de una especie de W en la forma de la curva del PIB, incluso se ha llegado a comparar esta crisis con la gran depresión del ´29.

La duda proviene entonces desde los análisis aplicados sobre el primer ámbito.

Veamos, no se discute la existencia de esta Red, sino más bien, la efectividad en la asignación de los recursos, e incluso la corrupción que pudo haber impedido la aplicación en monto y forma de estos recursos.

Si consideramos las siguientes cifras 2006/13,7% v/s 2009/15,1%, estamos constatando que hubo un retroceso en el indicador de un 1,4% con una recesión mundial que ha tenido en ascuas a las principales potencias mundiales.

Hasta aquí, me cuesta creer que la explicación de esta caída provenga sólo del ámbito interno. Tal vez tienda a pensar, que gracias a la gran diversificación de mercados que tiene nuestro país, formalizada a través de los tratados de libre comercio (TLCs) y que se han levantado durante varios años de manera sistemática, hemos podido absorber un impacto externo que pudo haber sido de verdad dramático.

Chile, luego de Singapur, es uno de los países más abiertos al comercio internacional. Hoy sabemos que la menor demanda de USA fue en gran medida compensada, entre otros, por los países asiáticos.

Me parece que lo constructivo, dada esta discusión, es seguir por la senda del desarrollo capturando nuevas oportunidades que propendan a disminuir sucesivamente la brecha de la pobreza.

¿Cómo hacerlo?

Pues bien aquí está el desafío y tanto políticos como técnicos tendrán que ofrecer un abanico de caminos que hagan posible, de manera realista, y en el más breve de los breves plazos, la disminución efectiva de la pobreza, sin inhibir en mi opinión, el desarrollo, la iniciativa y el emprendimiento.

Este es un desafío ético y moral, para todos quienes podamos aportar desde nuestras responsabilidades a la construcción de un país que mire encuestas de prosperidad en lugar de encuestas de pobreza.

Emilio Inostroza.

Publicadfo: 02/08/2010

Relacionados: