• 18/noviembre/2009 •

Sr. Rojas: ¿Soy bobo o neo-bobo?

<b>Jacinto Gorosabel</b><br>Ex Presidente Nacional de la Juventud UDI. Colaborador Comando Presidencial de Sebastián Pinera.

Jacinto Gorosabel
Ex Presidente Nacional de la Juventud UDI. Colaborador Comando Presidencial de Sebastián Pinera.

Tiene razón el presidente de RN, Carlos Larraín, cuando dice que los homosexuales chilenos no necesitan de su compasión. Porque compadecer implica sentir lástima hacia quienes sufren desgracias. Lo que sí requieren las parejas gays es el respeto y la tolerancia de don Carlos, de todos los chilenos y particularmente de los más conservadores, para verlas durante unos segundos en la franja televisiva de Sebastián Piñera.

La cuarta acepción del verbo “Tolerar” que consigna la RAE, dice: “Respetar las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.”. ¿Es tan difícil para algunos conjugar con la práctica cotidiana esa palabra. Cuando se propone discutir acerca de la necesidad de regular las uniones de hecho homosexuales y heterosexuales, los conservadores inmediatamente replican argumentando que se quiere homologar esas relaciones con el matrimonio. Qué actitud tan absurda. Lo único que se pretende es que el Estado reconozca y valore la existencia de prácticas minoritarias que requieren de la atención y protección por parte de la sociedad. Otro argumento, bastante torpe, esgrimido por los conservadores es rechazar esta discusión esgrimiendo que no es urgente ni prioritario legislar al respecto porque la ciudadanía tiene otros intereses más importantes que atender. Al respecto, cabe observar que quienes así razonan sólo quieren esquivar la responsabilidad de asumir una posición clara y concreta. Todos sabemos que quienes se oponen al “Acuerdo de Vida en Común”, propuesto por los senadores Chadwick y Allamand, piensan que es malo porque la convivencia entre personas del mismo o diferente sexo, es mala e inmoral. Pero entonces, ¿por qué no se atreven a decirlo así, con honestidad y transparencia?. ¿Por qué esconden su postura en acrobáticas escaramuzas verbales sin asumir con hidalguía su pensamiento?.

El viernes 13, en la revista Qué Pasa, el senador Andrés Chadwick dio un extraordinario ejemplo de consecuencia, honradez y responsabilidad cuando reconoció humildemente que él ha cambiado de posición en algunos temas valóricos. Que antes se encontraba más cerca del pensamiento conservador (votó en contra de la ley de divorcio), pero que ahora es más liberal. Debo decir que sus palabras me interpretaron plenamente y me animaron a continuar interesado en la política. Deseo destacar particularmente un párrafo de su notable entrevista: No tengo problema en reconocer que he cambiado de posición. Nunca me ha parecido muy inteligente esa frase que dice: «Yo nunca he cambiado de posición». Para mí, el matrimonio es fundamental. Pero, al mismo tiempo, los matrimonios han disminuido, las convivencias han aumentado, las parejas del mismo sexo son una realidad. Si no lo asumo y lo escondo, estoy haciendo mal mi trabajo. Lo que hemos querido hacer con Andrés Allamand, proyectando en parte las convicciones de Sebastián Piñera, es trabajar medidas para incentivar el matrimonio y la familia, pero, a la vez, también trabajar muy fuerte en reconocer esta realidad social y ver cómo la podemos regular y encauzar.”

Así como fue tremendamente estimulante y alentador leer esta entrevista, con la misma honestidad, debo confesar que el efecto contrario me ha causado la lectura de las últimas columnas del profesor Gonzalo Rojas Sánchez. Rojas ha asumido la defensa de la causa conservadora dentro de la UDI, atacando sin piedad a quienes piensan y actúan de manera distinta a él. Clasificó injustamente a los liberales de la UDI –entre los que me encuentro y a mucha honra- en “bobos y neo-bobos”. No sé bien si el suscrito está dentro de la primera o de la segunda categoría. A decir verdad, me da exactamente lo mismo. Pero me parece mal que uno de los fundadores de la UDI, descalifique tan descarnada y burlonamente a sus correligionarios. Rojas condenó furiosamente a los diputados de la UDI que votaron a favor de la píldora del día después, quienes en su parecer, no deberían militar en las filas del gremialismo por sustentar posiciones que, según él, traicionan el espíritu fundacional del partido. Eché de menos el mismo tono iracundo para criticar el voto favorable a la PDD que emitió el senador Jovino Novoa quien, al igual que Rojas, es fundador de la UDI. ¿Se atrevería el Sr. Rojas a sostener el mismo juicio contra Novoa?. ¿Qué diferencia existe entre el voto favorable a la PDD de Jovino Novoa y Felipe Salaberry?. ¿Por qué se denosta a uno y al otro no?. Don Gonzalo, según su clasificación, el senador Novoa, ¿es “bobo” o “neo-bobo”?. ¿Y los senadores Chadwick y Matthei?, “bobos” o “neo-bobos”?.

Los conservadores suelen posar como depositarios exclusivos de la verdad y bien. En su tuerta forma de ver las cosas, sólo quienes coinciden con su particular forma de pensar y de actuar tienen la razón y están en lo correcto. En su usual estilo, bastante soberbio y poco caritativo de relacionarse con el prójimo, se han pronunciado en contra de la exhibición de un par de imágenes de homosexuales en la franja televisiva de Sebastián Piñera. Afortunadamente, Piñera ha hecho oídos sordos a sus estridentes lamentos y ha decidido incluir esas imágenes en su franja, demostrando así que en su gobierno, a pesar de sus socios conservadores, no habrá discriminación arbitraria alguna por razones sexuales, socioeconómicas o religiosas. Con esta valiente y ejemplar decisión, Piñera prueba que él es el líder de la derecha y que no es rehén ni prisionero del resentimiento ni del fanatismo de unos pocos.

Jacinto Gorosabel.

Publicado: 19/11/2009

Relacionados: