• 14/julio/2010 •

Stress: Vivir al límite

<b>Marianne Wentzel</b><br>Psicóloga, sede Valdivia Universidad San Sebastián.

Marianne Wentzel
Psicóloga, sede Valdivia Universidad San Sebastián.

Entramos en la mitad del año y muchos declaramos sentirnos cansados y sin energías. Pero, ¿cuándo el cansancio deja de ser normal y se convierte en stress? El stress es una reacción fisiológica natural del organismo que surge como una respuesta a sucesos que son amenazadores o desafiantes. La reacción inmediata es biológica: ocurre la liberación de determinadas hormonas suprarrenales que aumentan la presión arterial y el ritmo cardiaco, además de cambios en la capacidad de la piel para conducir el impulso eléctrico. Es una “reacción de emergencia” que como tal, debería durar poco tiempo por el desgaste que supone para el cuerpo. ¿Qué pasa si esta reacción se mantiene por horas, días o semanas? Frente a la exposición continua se produce una disminución en la eficacia general del funcionamiento, que puede causar daño en muchas formas y tiene consecuencias biológicas y psicológicas.

Este estado de agotamiento físico y psíquico con compromiso de factores intelectuales, fisiológicos, neurológicos y afectivos se manifiesta en un detrimento del desempeño de la persona. Es algo muy distinto al cansancio, ya que es un fenómeno de difícil diagnóstico, porque la persona no se da cuenta.

Existen algunas claves que nos indican que estamos pasando por un cuadro de stress: alguna alteración física (dolor de cabeza, muscular, entre otros), inseguridad, disminución del rendimiento intelectual, técnico y profesional, efectos en el sistema inmune (resfríos recurrentes, por ejemplo), problemas de atención, concentración y memoria, tendencia a la impulsividad y principalmente una alteración de sueño (insomnio).

En el caso de las vivencias emocionales, las personas podemos influir en los acontecimientos de nuestra vida: si bien es cierto yo no puedo elegir lo que me pasa, también es cierto que sí puedo decidir qué hacer con lo que me pasa. Y si usted detecta que está estresado ¿Qué puede hacer? Por ejemplo, si usted detecta cualquiera de los síntomas antes descritos es un buen momento para detenerse y pensar. Organícese, establezca prioridades, intente terminar una cosa a la vez, haga una lista de los temas pendientes y establezca días y plazos para su cumplimiento, deje siempre tiempo para lo que es importante (familia, amigos, algún deporte), intente al menos no trabajar los domingos y hacer algo completamente distinto a su trabajo. Importante es que cuide los espacios laboral y familiar.

Los niños necesitan de un agente externo que pueda contener su expresión emocional, puesto que no cuentan con los mecanismos internos de regulación emocional. Entonces, si usted detecta síntomas de stress en los niños, acompáñelos en la realización de las ideas que se sugieren antes. Recuerde siempre que la calma en el adulto invita a la calma en los niños.

Marianne Wentzel.

Publicado: 14/07/2010

Relacionados: