• 31/agosto/2009 •

Tan lejos, tan cerca

<b>Rodrigo Herrera Castro</b><br>Periodista y comentarista deportivo de Mega.

Rodrigo Herrera Castro
Periodista y comentarista deportivo de Mega.

En días en que Marcelo Bielsa se asume como figura referencial del fútbol chileno, en tiempos donde los jugadores de la liga local hacen mandas para aparecer en la lista de convocados y los que juegan en Europa se sacan los ojos por no quedar fuera del proceso, nos rendimos ante la evidencia de que esta selección es muy distinta a cualquier otra. No hablo de mejor, porque hemos tenido buenos momentos en el pasado, pero sí diferente, donde el respeto por la camiseta roja es absoluto y la importancia del trabajo colectivo es total como camino para cazar los objetivos.

Entre todas las cosas buenas que nos ha enseñado el rosarino, hoy voy a destacar su aporte en la recuperación de la credibilidad de nuestro fútbol tanto internamente (hoy los chilenos creemos más en el equipo) como también en el exterior (por algo estamos jugando con Dinamarca y pronto lo vamos a hacer con Alemania).

A días de los partidos ante Venezuela y Brasil, sería una obviedad reiterar que estamos a un paso del mundial, que son partidos claves y que es muy probable que, ganándole a los llaneros, califiquemos en la visita al Scratch (venciendo, empatando o perdiendo, así de buena está la baraja). Prefiero quedarme en aquellos valores que nos acercan y los que nos alejan de Sudáfrica.

Así como en el poema «La Muralla» el cubano Nicolás Guillen nos enseña ante que valores abrir o cerrar la puerta, Bielsa – sin ser un vate – también nos da señales claras de cual es el camino para conseguir lo que queremos: El respeto a la autoridad y la disciplina nos acerca al mundial, la soberbia y el exceso de confianza nos aleja. Poner el talento individual al servicio del equipo nos acerca, los individualismos egoístas nos distancian. La convicción en nuestras posibilidades nos sube al avión, las dudas ante el rival nos bajan. El entrenamiento duro como único camino a la perfección nos timbra el pasaporte, el creer que ya no se tiene nada que aprender nos quita la visa.

El fútbol y los valores se hermanan en este derrotero y voy a finalizar con una referencia a Bielsa que lo describe de cuerpo entero. En una reciente conferencia sobre técnicas de entrenamiento dictada en Valparaíso, le mostró a la concurrencia un video con errores cometidos por los seleccionados en partidos oficiales y amistosos provocando la hilaridad de la concurrencia. Marcelo Bielsa se detuvo y dijo: » Que curioso es el genero humano, que ante el error ajeno se ríe… yo soy distinto y cuando veo un problema busco la solución y cuando la encuentro diseño un tipo de entrenamiento para que mis jugadores no se vuelvan a equivocar».

Ese es el técnico que tenemos, esa es la filosofía que cuando Bielsa se vaya tememos la obligación de mantener.

Rodrigo Herrera Castro.

Relacionados: