• 30/agosto/2018 •

Tecnología con propósito

<b>Javier Arroyo</b><br>co-fundador Smartick

Javier Arroyo
co-fundador Smartick

A medida que la tecnología se abre paso en nuestra sociedad, sus beneficios y sus trampas se van mostrando cada vez más claros. Los dispositivos digitales se están convirtiendo en una extensión de nosotros mismos, una extremidad adicional en evolución a lo largo de los años. Los computadores, móviles y tabletas están cada vez más presentes, mientras los padres navegan en un mundo tecnológico desconocido. Como tal, deben lidiar con algunas de las consecuencias que surgen en el paisaje cada vez más digital que rodea a sus hijos.

Evitar las pantallas no es necesariamente imposible, pero sí un desafío. Estar 100% libre de pantallas puede no ser el camino correcto, ya que tener la tecnología al alcance de la mano tiene beneficios significativos. El medio digital brinda a los niños oportunidades muy variadas para aprender. Este nuevo terreno tecnológico aporta interacción y una experiencia educativa más personalizada, optimizando el tiempo de los niños y mejorando su aprendizaje.

Sin embargo, la presencia constante de pantallas puede tener efectos negativos. En consecuencia, los padres tienden a limitar el tiempo que los niños pasan frente a las pantallas en vez de buscar la manera de aprovechar las plataformas digitales con un propósito claro. La tecnología desarrolla habilidades en niños con problemas de aprendizaje, les ayuda a los pequeños en los procesos de aprender a hablar y comunicarse. Jugando, pueden desarrollar autoconfianza al superar nuevos retos. Y por último, disfrutar material educativo diseñado especialmente para apoyarlos en su aprendizaje escolar. No hay que temerle a la tecnología, hay que utilizarla con un propósito.

 

Javier arroyo
cofundador Smartick

Relacionados: