• 09/febrero/2021 •

Terminemos con la humillación y tortura policial

<b>Claudia Hasbún Faila</b><br>
Consejera Regional Metropolitana
Directora Nacional ANEF

Claudia Hasbún Faila
Consejera Regional Metropolitana Directora Nacional ANEF

Hace poco, de manera ejemplificadora, el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Angol dictaminó una condena de 16 años de cárcel para el exsargento de Carabineros Carlos Alarcón, por el homicidio del comunero mapuche Camilo Catrillanca y el homicidio frustrado de un menor. Esa sentencia, debió suponer el cese de los reiterados abusos policiales de los que venimos siendo testigos desde hace décadas y que tras el estallido social se intensificaron. Pero no ha sido así.

Servir a la patria no les da el derecho -como  policía uniformada- de pasar por sobre la Constitución y menospreciar la vida. La racionalidad y el equilibrio no deben estar ausentes y siempre debe estar por delante el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de las personas. Por desgracia, nada ha cambiado. Este viernes, todo Chile se estremeció  al ver las imágenes del brutal asesinato de Francisco Martínez, un artista callejero en Panguipulli, a manos de un uniformado, durante un control de identidad.

Actualmente, Carabineros de Chile, es una institución muy desacreditada que ha operado bajo una cultura de supremacía, dejando una sensación de impunidad a todo nivel. Ejemplo de ello es que aún sigue en curso la investigación del denominado caso “Pacogate”, que vincula a la policía con supuestos delitos financieros e irregularidades en el manejo de recursos públicos por montos millonarios.

El gobierno de Sebastián Piñera, siendo testigo de estos crímenes de lesa humanidad, no ha impulsado una reforma que permita cambiar este paradigma arraigado por décadas en el proceder de Carabineros de Chile. Situaciones como las ocurridas en Panguipulli son inconcebibles, tanto como la indemnidad  que los ha amparado. Las sanciones políticas y administrativas deben ser drásticas, sobre todos quienes resulten responsables y deben dictarse con total premura.  Pero, pese a tener los niveles de aprobación más bajos de la historia de Chile, Piñera sigue sin escuchar a la ciudadanía.

Hoy, recordamos a Manuel Gutiérrez, Rodrigo Avilés, Fabiola Campillay,  Gustavo Gatica y tantos otros que fueron muertos, o que sobrevivieron, quedando con secuelas de por vida, por culpa del actuar inapropiado de Carabineros de Chile.  Por ellos y ellas,  por el nuevo Chile que soñamos, es necesario refundar esta institución, interviniéndola por completo, devolviéndole al país la seguridad perdida, con protocolos claros y dejando atrás todas las situaciones de abusos y la sensación de impunidad que nos envuelve.

El momento de hacer estas transformaciones es ahora. El proceso constituyente así lo exige. Terminemos con décadas de humillación y tortura policial. Hagamos un mejor Chile.

Claudia Hasbún Faila
Consejera Regional Metropolitana
Directora Nacional ANEF

Relacionados: