• 20/marzo/2019 •

Texto e imagen en comunicación política: señales contradictorias

<b>Jorge Gillies</b><br>Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

Jorge Gillies
Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

No solo los supuestos errores cometidos recientemente por dos canales de TV muestran una contradicción entre lenguaje verbal y gráfico en los medios. En los hechos, se trata de un fenómeno habitual.

Mientras el lenguaje verbal –en texto o audio- tiende a bajar el perfil de los acontecimientos, la imagen los exacerba.

El primer fenómeno es definido por la ciencia de la comunicación como eufemismo. Ejemplos clásicos: “régimen autoritario” en vez de dictadura, “apremios físicos” por torturas, “incursiones aéreas” en vez de bombardeos, “abusos deshonestos” por violaciones. Este último término, si bien no es estrictamente político, adquiere una connotación de ese tipo por las instituciones involucradas, en particular las eclesiásticas.

Mención especial merece la expresión “confuso incidente”, que sirve para todo. Habitualmente se utiliza para encubrir situaciones incómodas para el poder. Pero en muchos casos no denota más que falta de rigor en la investigación periodística.

En el otro extremo, la imagen tiende a exacerbar y exagerar los hechos. Es el fenómeno que la ciencia define como hipérbole. Ello explica la compulsión por abrir los noticieros con el asalto diario, la dificultad de tolerar una manifestación sin incidentes graves y la preferencia por situaciones extremas y fuera de lo común. La farándula es un fruto de esa pulsión. Y también –inevitablemente- la farandulización de la política.

 

Jorge Gillies
Periodista y académico de la Facultad de Humanidades y Tecnología de la Comunicación Social, UTEM

Relacionados: