• 05/noviembre/2009 •

Velasco: ¿Y qué tiene?

<b>Aldo Cassinelli</b><br>
Administrador Público y académico de la Universidad Central.

Aldo Cassinelli
Administrador Público y académico de la Universidad Central.

¿Y qué tiene?, parece algo tan simple y sin importancia, algo que no deja de ser una intromisión en la labor que realiza una persona. Claro, que esa persona sea el ministro de Hacienda y lo haga en plena discusión presupuestaria, para algunos puede seguir siendo contestado mediante la respuesta de un niño.

Esto no es casual, no debiera ni siquiera sorprendernos, pero afortunadamente aún nos llama la atención. Si la justificación para ello es que las sesiones son extensas, aburridas y da para cualquier otra cosa menos para estar atentos a lo que se discute, el comentario obvio es para qué las tenemos y seguimos perdiendo un tiempo que es escaso, pagando altos precios por la hora de las personas involucradas, ministros, parlamentarios, jefes de servicios.

Pero no seamos tan papistas, estamos en época de campaña y muchas cosas nos van a sorprender. No podemos desconocer que los ministros y otros funcionarios de gobierno, que trabajan para el Estado de Chile, tienen sus preferencias políticas, olvidar eso sería un absurdo enorme.

Esas preferencias pueden ser expuestas de manera abierta y transparente, como ya muchos lo han explicitado, incluyendo a la Presidenta. Lo importante sería que dicha preferencia no se mezclara con el trabajo para el cual han sido investidos y por el cual la ciudadanía les demanda.

Hace un tiempo señalamos que la intervención electoral más significante y efectiva no es la presencia de tal o cual personaje del gobierno en la campaña, sino los programas desarrollados por el propio gobierno y que tienen fines y efectos electorales, eso sí tiene gran impacto y relevancia electoral.

Si estoy pensando en las propuestas para los primeros 100 días de gobierno, resulta de suma importancia que el presupuesto que reciba el próximo Presidente tenga una coherencia con sus planteamientos de campaña y eso sólo lo puede hacer quien es el candidato oficialista.

En las últimas semanas, hemos visto una clara coordinación entre la campaña del candidato de la Concertación y el gobierno, por ejemplo, no es de extrañar que ante las críticas vertidas por el poder judicial, el ministerio del ramo saque una declaración pública reforzando los dichos del candidato.

Por lo mismo será responsabilidad de los electores evaluar la pertinencia de estas acciones por parte de los funcionarios de gobierno, específicamente con aquellos que detentan cargos políticos como los ministros, subsecretarios y jefes de servicio.

¿Se trabaja para el país o para un candidato?. Esa es la pregunta.

Aldo Cassinelli.

Publicada: 05/11/2009

Relacionados: