• 16/noviembre/2010 •

Vuelven los de antes, vuelven las Peleas

<b>Carlos Livacic</b><br>Sociólogo de la U. Central.

Carlos Livacic
Sociólogo de la U. Central.

A raíz de la elección de nuevo presidente en la ANFP, tristemente nos hemos dado que ya estamos retomando los viejos estilos de relación en esto del fútbol y sus entramados. Desde el momento mismo de la votación, estamos sumidos en todo tipo de descalificaciones y líos de uno u otro lado. En lo personal, siempre he creído que la oposición es buena y tal vez el antiguo presidente del organismo pecó en aquello, al creer “que el valor de la palabra era posible, cuando hay tantos intereses en juego”.

Dentro de un ambiente complejo desde la perspectiva de los análisis y las interpretaciones gubernamentales, justo ese día de la elección el Presidente de la República señala en visita a la ciudad de Viña del Mar y Valparaíso el aporte importante de dinero del Estado, para la remodelación del Estadio Playa Ancha y para el Estadio Sausalito, cuyos clubes son miembros de la lista ganadora. Las coincidencias dan para pensar de manera cuestionadora en este caso.

Tras las protestas de los hinchas desilusionados y desamparados, hemos retomados los viejos estilos de relación, donde los Dirigentes del Fútbol se han tomado la palabra, empiezan las escaramuzas, las descalificaciones públicas a través de los diversos medios de comunicación, abriéndose camino mediante todo tipo de expresiones de autoritarismo y poco decoro por el otro, lo cual, junto con la desazón de nosotros como espectadores, podemos apreciar cómo se han olvidado de lo más importante, que es el fútbol y no sus diferencias, profecías y postulados que giran en torno a egocentrismos mal entendidos.

Por esto y por otro tipo de comentarios, creo que hemos perdido el camino andado, retomaremos la senda del anacronismo de desarrollo y gestión organizacional para dar pasada a los viejos procedimientos, dirigentes que entienden este tipo de estrados, como la plataforma para mostrarse y lucirse, diferenciarse de los otros, y manifestarles en todo momento su omnipotencia.

La tribuna mediática que da el fútbol, alimenta los estilos de muchas personas que ya creíamos desterradas, periodistas que se alinean con determinados dirigentes para obtener las exclusivas, jugadores que tienen todo tipo de consideraciones, el seleccionador nacional deberá consensuar con los presidentes de clubes a quién poner y a quién sacar. Los intereses de muchos cuesta conciliarlos, en especial cuando tres grandes, se creen los dueños de la torta y del espectáculo.

Pero más allá de todos los estilos a los cuales hago mención, está la mirada desolada de los que creemos y pensamos que las cosas se pueden hacer bien, no creo que la vida organizacional del fútbol y de otras disciplinadas de la sociedad en la que vivimos sea color de rosa, ni menos esperable, pero cuando todo parecía que iba por la senda correcta, retomamos las peleas, las descalificaciones, los insultos y nos olvidamos del fútbol. Las verdades, por dolorosas que parezca, hay que asumirla en este caso.

Carlos Livacic.

Publicado: 17/11/2010

Relacionados: