• 29/marzo/2011 •

Yes, we can!

<b>Carmen Paz Soto</b><br>Directora Pedagogía en Historia Universidad San Sebastián.

Carmen Paz Soto
Directora Pedagogía en Historia Universidad San Sebastián.

Barack Obama, Premio Nobel de la Paz y Presidente de la potencia más grande del mundo nos visitó el lunes 21 de marzo, la primera visita que realiza el mandatario y su familia a la región. El momento histórico en el cual llega es un instante complejo para el escenario internacional, ya estamos ad portas de un eventual ataque a Libia en Medio Oriente y una crisis nuclear no menor que se desató con el terremoto de Japón.

Por tanto, no deja de ser meritorio que bajo estas circunstancias, que bien podrían haber retrasado o definitivamente suspendido su visita, él haya decidido continuar con la gira.

Los países escogidos fueron Brasil y Chile. Se entiende claramente que visite la séptima economía mundial, y un país con un gran potencial económico como lo es el país de Vilma Rousseff. No obstante, podría ser un poco más difícil comprender por qué viene a nuestro país, que a pesar de su crecimiento dista mucho de acercarse a este tipo de potencias.

Sin aventurar respuestas sino sólo posibles explicaciones, me parece que venir a Chile, una nación que ha sufrido los avatares de un terremoto, un tsunami, el caso de los mineros y la reconstrucción, entre otros, tienen que ver quizás con las buenas políticas no necesariamente de este último gobierno sino desde nuestra transición a la democracia. Chile es un país que proyecta una imagen favorable dentro del concierto latinoamericano, que ha sabido hacer las cosas, aunque aún nos quede mucho por mejorar.

El Presidente Obama aprovechó su visita a Chile para realizar el llamado “Discurso de las Américas”, donde se refirió a una alianza política-igualitaria, que algunos han comparado con la “Alianza para el Progreso” del presidente John F. Kennedy. Pero, la verdad es que el sólo hecho que se plantee este tipo de discurso dentro de nuestro país hace que éste se posicione dentro de Latinoamérica. Por tanto, la visita del Presidente de los Estados Unidos, aunque corta, será sin duda de provecho para la imagen y posicionamiento mundial de nuestro país.

Carmen Paz Soto.

Publicado: 29/03/2011

Relacionados: