• 12/marzo/2018 •

Apostando por una nueva norma en materia de prevención de riesgos

<b>Ferran Arias</b><br>
Subdirector de Área Prevención de Riesgos Escuela de Construcción Duoc UC.

Ferran Arias
Subdirector de Área Prevención de Riesgos Escuela de Construcción Duoc UC.

Actualmente existen muchos sistemas de gestión de la seguridad y la salud en las empresas, reconocidos por el IRCA (Organismo Internacional de Calidad), siendo el más famoso de ellos OHSAS 18001 que ha tenido un largo recorrido, y un éxito mundial sin discusión, presente en más de 130 países y adoptada por todo tipo de empresas, transformándose en ejemplo para la creación de normativas regionales e inspiración para muchos sistemas de gestión en seguridad.

En 2013 se empezó a hablar de una nueva norma internacional de seguridad y salud, plenamente integrada en los estándares ISO. El borrador final se discutió durante el segundo semestre de 2017 y la norma fue aprobada en enero de 2018, quedando prevista su publicación para el 15 de marzo de 2018.

Esta nueva norma trae muchos cambios, fundamentales para comprender la evolución vivida por la prevención de riesgos durante la última década, y las nuevas tendencias de gestionar la seguridad y salud en el trabajo a nivel mundial. Comprende el complejo contexto en el que se desenvuelven las organizaciones, centrándose no sólo en el efecto negativo de la incertidumbre, sino también en destacar aquellas circunstancias que permiten, mediante la gestión de ese riesgo, mejorar el desempeño, enfatizando la visión de la prevención como una inversión.

Una de las primicias que los profesionales vamos a agradecer es la nueva lista de términos y definiciones. Por otra parte, cabe destacar que es novedosa, ya que su orden no es alfabético sino según su importancia conceptual relativa para la norma. Aquellos que han trabajado en sistemas de gestión agradecerán que en ISO 45001, la documentación de la información no significa papel, sino cualquier medio que permita el registro.

A diferencia de otras normas, para la implementación y funcionamiento se consideran a los trabajadores y partes interesadas (stakeholder), no sólo por su relación operacional con la organización, sino también por sus necesidades y expectativas.

Incluye además, mejoras a efectos de controles jerárquicos, estructuras organizacionales no convencionales, integración de proveedores, gestión del cambio, y aquellas prácticas usuales en las modernas organizaciones que no se adaptaban adecuadamente a la norma anterior, entre las que destaca la que es quizá la más novedosa de los últimos años, la evaluación “compliance”.

Finalmente, destacar que el foco en las medidas de control asume que la gestión y control de riegos requiere del levantamiento y evaluación de estos, práctica conocida en el medio como IPER, lo que permite clasificarlos en una escala unificada, compararlos y tomar las medidas correspondientes para disminuirlos a niveles considerados adecuados por la organización. La norma enfatiza que, para que ello ocurra es necesario asegurar que las medidas de control propuestas realmente tengan el impacto teórico supuesto y que en la práctica se llevan a cabo.

Desde el área de Prevención de Riesgos de Duoc UC, hemos apostado con fuerza por esta nueva normativa. Nuestro plan de capacitación al profesorado en ISO 45001 se inició en 2016, contando actualmente con un núcleo de profesores versados en dicha norma.

Por su parte, los alumnos han sido informados debidamente y las mallas existentes incorporan en las respectivas asignaturas la versión final. De la misma manera, contamos con un plan de seminarios y actividades de información y capacitación para nuestros titulados. Todo ello en aras de entregar al país un conjunto de profesionales capaces de implementar con éxito la nueva norma o acompañar en el proceso de adaptación a aquellas empresas que actualmente operen en OSHAS 18001.

 

Ferran Arias
Subdirector de Área Prevención de Riesgos Escuela de Construcción Duoc UC.

Relacionados: